Gerardo Pérez te ha enviado solicitud de amistad.

Gerardo: Hola amigo, ¿Cómo estás?

Tu: Bastante bien y ¿tu?

Gerardo: Genial, te escribo porque mi equipo y yo queremos hacerte una invitación, estamos en un proyecto de Marketing por internet y buscamos personas que quieran generar ingresos desde su celular en su tiempo libre. ¿Te interesa?

¿El mensaje te es familiar?

A menudo nos hablan de negocios en los cuales serás tu propio jefe, tendrás el sueldo que desees ganar, el automóvil que quieras, viajes a lugares geniales, aquel trabajo donde serás el dueño de tu tiempo, etc.

Todo esto si participas como socio en (escribe el nombre de multinivel/Red de mercadeo a la que has sido invitado).

Cuando me dicen que es un negocio no lo acepto como tal ¿Por qué? Porque para generar, mantener o incrementar tus ingresos debes enfocarte en añadir más personas a la red en lugar de vender el jugo o café con vitaminas, el suplemento alimenticio para fortalecer el sistema inmunológico y/o nervioso, la membresía de la tienda virtual, la aplicación para operar con instrumentos financieros, la cuál te generará ingresos desde tu celular con sólo dedicarle 30 minutos al día, etc.

Si no quieres añadir personas a tu red, puedes generar ingresos vendiendo los productos de la compañía para la cual eres socio, suena fácil verdad, sin embargo, se vuelve difícil vender una segunda vez a tus clientes porque te dirán que aun tienen producto del kit de bienvenida que les vendiste la primera vez.

No estoy en contra de las ventas, de hecho, estoy convencido de que la habilidad de vender es indispensable si quieres alcanzar tus objetivos laborales, sociales y personales.

En lo que no estoy de acuerdo es en el método que se utilizan para lograr esas ventas.

“Te cuento más tarde sobre el negocio del que te quiero hablar, no puede ser por este medio.”

“Nos vemos en tal cafetería para explicarte como funciona.”

“Te doy más detalles en la reunión que se llevará a cabo en la siguiente fecha.”

Un negocio te permite generar ingresos, aunque no participes directamente en la operación de tu empresa en el día a día. Slim por ejemplo no tiene que participar directamente en las operaciones de Telcel o Telmex, si él no está, Telcel continua con sus operaciones.

El dueño de un hotel, por ejemplo, no esta obligado a estar presente físicamente y participar en las actividades diarias para que el hotel continúe operando.

El multinivel ahora parece más un empleo, ¿No es así?

Si dejas de añadir gente a la red, dejas de percibir ingresos.

No tengo nada en contra de las redes de mercadeo o multinivel, o de las personas que participan en ellas, si participas en una de ellas y tu experiencia ha sido genial no lo tomes personal, no pensaba en ti cuando escribí esto, no ha sido para atacarte.

Sólo no acepto como negocio un multinivel, porque no añadiría a mi familia a una red, porque de las personas que conozco y participaban en multiniveles ahora ya no se dedican a eso, porque no siguen recibiendo dinero por lo que alguna vez hicieron, se han dado cuenta que a largo plazo no es sustentable el multinivel. De lo contrario, ¿Por qué dejarlo?

Porque una empresa va más allá de formar relaciones a corto plazo, más allá de vender un producto un par de veces.

Porque las personas que están formando empresas, están construyendo relaciones de valor, relaciones de largo plazo, están construyendo ideas, productos, servicios, ofreciendo valor a otras personas.

Dos buenas preguntas que puedes hacerte son las siguientes:

¿(Nombre de un empresario que admiras o personaje que es tu ejemplo a seguir) participaría en redes de mercadeo o multinivel?

¿Unirme a (nombre de red) me llevará al lugar en el que quiero estar en 10, 15, 20 años?

Tenemos en mal concepto la idea de que es malo trabajar para alguien, claro que no es malo, incluso si trabajas en una red, te denominas independiente y libre, trabajas para la empresa que elabora el producto que comercializas, para la marca que representas.

Escribo este artículo porque personas que conozco han perdido parte de su patrimonio al ser convencidos de que la riqueza se puede lograr en el corto plazo y de manera sencilla, pero no es así.

Si bien hay participantes en redes y multiniveles a las cuales les ha ido bastante bien, ha sido, en su mayoría a costa de las personas que están en la base de la red.

Así que, ¿por qué no aprovechas toda esa energía que ocupas en redes de mercado y la enfocas en un proyecto propio, en tu propia marca? ¿En esa idea/producto/servicio que te emociona? ¿En construir un patrimonio o riqueza que te rinda frutos en el largo plazo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *