Notas sobre decisiones financieras.

Después de leer este artículo no te volverás un ninja de las finanzas pero entenderás un poco más sobre ellas.

La toma de decisiones es una meta habilidad (habilidad superior) que difícilmente se enseña en las escuelas, en nuestra familia o en nuestro círculo social.

No es algo que esté en nuestro radar con título de prioridad, como algo en qué enfocarse y desarrollar.

La toma de decisiones es una habilidad que no desarrollamos, y es que difícilmente encontramos a alguien que nos enseñe a hacerlo.

¿Quieres jugar fútbol?

~Te inscribes a una escuela de fútbol y te rodeas de personas que practican fútbol.

~Te unes a un equipo y empiezas a jugar.

~Empiezas sin siquiera saber patear el balón y vas mejorando, hasta que sabes dar «efectos» al golpear el balón y aprendes estrategias.

¿Quieres programar?

~Te inscribes en la facultad de tecnologías de la información | computación.

~Tomas cursos, lees libros, buscas un mentor. ~Te rodeas de gente que programe y desarrollas esa habilidad.

~Empiezas programando «Hola mundo», hasta que aprendes a diseñar algoritmos de diferentes tipos

¿Quieres saber tomar decisiones?

~Espera, no hay escuela que tenga una carrera con ese nombre.

~No hay grupos que nos guíen en la toma de decisiones.

~La edad y experiencia tampoco nos garantiza que tomemos buenas decisiones.

Durante el día hacemos miles de elecciones, algunas las consideramos de poca relevancia y otras, que alteran nuestro futuro por completo.

Hacia donde dirigimos la vista, qué hacer con nuestras manos, nuestra postura corporal, las cosas que pensamos, que comer, qué loción usaremos, la canción que escucharemos durante los próximos 4 minutos, la escuela a la que iremos, nuestras amistades, el siguiente libro que leeremos, la ropa que usaremos, el negocio que queremos emprender, el bienestar de nuestra familia.

Una manera de tomar buenas decisiones es hacerlo con base en principios. Otra es imitando a quién ha tenido buenos resultados en lo que queremos lograr.

Ahora imagina que sales a caminar sin rumbo fijo, al no saber a dónde te diriges, no importa si decides ir a 1 km, 5km, o 10km por hora.

No importa si vas agachado, de cuclillas, caminando de espalda, con los ojos cerrados. No importa si decides ir al ritmo de las personas de al lado o si haces paradas cada cierto tiempo.

No tiene caso que imites a alguien y no tiene caso que hayas elegido principios para caminar.

Ahora imagina que sabes a dónde vas, has decidido imitar a 3 personas que han llegado allí y has seleccionado una serie de principios.

¿Qué es un principio? 👇

Investlx/principios

Ahora caminas con:

▶️ Una meta u objetivo definido.

▶️ Con principios.

▶️ Con ejemplos a imitar.

  • Tener un objetivo de largo plazo te permite tomar decisiones con mira en el objetivo principal, así entonces las decisiones de corto plazo se ajustarán a el objetivo principal.
  • El tener principios te permite delimitar que estarás dispuesto o no, a hacer en cada una de tus decisiones.

Es parecido a diseñar un sistema que te ayude a resolver situaciones similares en distintas ocasiones.

Las decisiones que tomes tendrán resultados alineados a tu objetivo y aumentan las posibilidades de llegar a tu meta.

  • Al imitar a personas que ya han llegado al lugar al que tú quieres llegar, eficientas el uso de recursos, como tiempo y dinero. Y evitas errores que pueden prevenirse.

Lo mismo sucede con la toma de decisiones financieras:

Fija una meta u objetivo.

✓Establece principios.

✓Imita a quién ha generado los resultados que deseas alcanzar.

Ahora la pregunta es:

¿Qué son las finanzas?

La definición técnica —> Rama de la economía que se encarga de la obtención y gestión de los recursos.

Si lo vemos de la manera simple —> finanzas = administración del dinero.

~Finanzas personales 👉 administración de dinero a nivel personal | individual.

~Finanzas corporativas 👉 administración de dinero a nivel corporativo | empresarial.

~Finanzas públicas 👉 administración de dinero a nivel estado | gobierno.

Suena sencillo ¿No?

Entonces ¿por qué no es sencillo administrar el dinero?

~Recursos limitados.

📍Toma de decisiones ingresos y gastos.

Veamos el siguiente caso.

En un hogar, puede que todos desean tener ciertas cosas, cada uno tiene sus prioridades materiales, quizá alguno quiera un celular, la de alguien más puede ser un viaje al extranjero y el de otro integrante puede ser estudiar en cierta universidad, etc. El hecho de que en una familia, un integrante adquiera un objeto material significa que alguien más no pudo tener lo que quería, puesto que los recursos son limitados.

Ahora sí deciden que lo mejor es aumentar los ingresos en la familia, deben considerar que al hacerlo puede que descuiden otros aspectos.

Puede que deciden hacer horas extras en sus empleos o consiguen un segundo empleo, eso significa que el tiempo que pasarán juntos se reducirá.

¿Cómo decidir qué objetivo es más importante?

Cada integrante dirá que su necesidad es la que primero debería atenderse.

Nos pueden ayudar los puntos anteriores:

~Objetivo en común y de preferencia de largo plazo.

~Principios en la toma de decisiones.

Aún así es posible que no todos estén de acuerdo.

Sucede lo mismo en administraciones públicas o de gobierno al asignar recursos. Por ejemplo, si un gobierno decide destinar recursos para el desarrollo de infraestructura como puede ser la construcción de carreteras, hospitales, escuelas, etc. Tuvo que haber sacrificado algunos otros rubros como seguridad, nóminas, etc.

Debido a que los recursos son limitados.

En este caso se vuelve más complejo tomar decisiones, puesto que algunas personas consideran ciertos gastos más importantes que otros.

Para algunos puede ser más importante el mantenimiento de de carreteras, otros pueden considerar que la seguridad es una prioridad y si le preguntamos a un sector diferente de la población puede creer que los programas sociales son primordiales.

Difícil llegar a un acuerdo en las asignación de recursos públicos ¿No?

¿Por qué no aumentamos el ingreso para tener más que gastar?

El gobierno no elabora productos, así qué, sus ingresos provienen de impuestos y deuda.

Si quisiera incrementar ingresos hay 2 opciones:

  • Aumentar la recaudación de impuestos (incrementar tasa impositiva ó aumentar la base de los contribuyentes).
  • Emitir deuda.

Esas soluciones no dan muy buenos resultados en el largo plazo.

En el caso de las empresas, también deben elegir a qué proyectos asignar recursos, ¿Porque invertir en «X» proyecto en lugar de «Y»?, ¿Repartir beneficios entre los accionistas? Ó

¿Construir una planta nueva?, etc.

En la parte de los ingresos, también deben decidir, qué productos vender, en qué países, etc.

Aunque en la mayoría de las empresas su principal objetivo es maximizar el valor.

Si aunque parezca extraño su objetivo no es generar utilidades, profundizaremos en otro artículo al respecto.

Ahora imagina que el dinero en el mundo fuera ilimitado.

¿Habría suficiente para que todos tuvieran un auto del año, TV’s y aparatos electrónicos de última generación, en pocas palabras satisfacer sus deseos?

La respuesta es: NO

Y es que si bien la cantidad de dinero no tendría límites, los recursos si los tienen. Por ejemplo, los metales que se utilizan para la producción celulares, electrodomésticos, autos, etc. Son limitados

En todos los ejemplos aprendemos que los recursos deben ser asignados eficazmente, puesto que son limitados.

~Motivos.

Para ti, ¿Qué es el dinero?

Pocos aceptan que para ellos es lo más importante en la vida, y es por eso que se enfocan en actividades que le lleven a conseguirlo.

La mayoría coincide en que solo es una herramienta y que basta con tener dinero suficiente para cubrir necesidades básicas.

Entonces ¿Porque intercambiar la mayor parte del tiempo en actividades para obtenerlo?

Es difícil hacer cosas que estén alineadas con nuestros pensamientos ¿no?

Nuestra parte «intelectual | racional» termina siendo vencida por la parte «impulsiva | emocional» o como desees llamarles.

Si lo vemos desde una perspectiva «realista», el dinero no es más que papeles, monedas o dígitos en una pantalla.

No es comestible, no es material para construir, podríamos decir que es «nada». No es más que un gran acuerdo entre todas las personas, basado en la confianza, porque todos creemos que es importante. Y así ha sido durante la historia de la humanidad.

No tiene un valor intrínseco, al menos hasta 1971, donde, hasta entonces estaba respaldado por oro.

¿Cómo es que nos esforzamos tanto por tener lo más que podamos si el dinero es «nada»?

Es porque a través de él tenemos acceso a medios que facilitan la vida. Pero también da sensación de poder, confianza y seguridad.

Muchas de esas veces solo es de manera irreal. Pero nuestra mente nos hace sentir que es verdadero.

La parte emocional personal juega un papel clave en nuestras decisiones financieras.

Aunque creamos que somos personas racionales en lugar de emocionales, la verdad es que muchas de las decisiones que tomamos son «reactivas».

Existen factores que influyen de forma consciente o inconsciente en nuestras decisiones financieras.

¿Porque compramos lo que compramos?

¿Realmente lo necesitas?

Una frase dice: «Las necesidades del hombre son pocas, pero sus deseos no tienen fin».

Si bien pocas cosas son básicas, cuando las conseguimos no estamos satisfechos.

Imagina todas las que veces que has ido al centro comercial a comprar la «despensa» y terminas comprando algo completamente diferente y que ni necesitabas.

Al momento te sientes genial con el nuevo producto que has adquirido, pero con el paso del tiempo la satisfacción va disminuyendo, hasta es posible que termines frustrado.

Otro ejemplo que nos muestra la influencia de emociones en nuestras decisiones es cuando ahorramos.

Cuando compramos algo, sentimos una sensación de alegría | euforia | confianza. ¿Porque no sentimos lo mismo al ahorrar?

Nos parece algo aburrido, y nada emocionante.

Cuando invertimos existe un factor que se conoce como «riesgo» que es la posibilidad de que ocurra un resultado diferente al esperado.sin embargo, cuando el resultado nos es favorable, sentimos complacencia y nos olvidamos que existe un «riesgo». En cambio cuando el resultado es negativo suele aparecer una sensación de incomodidad, Incertidumbre y hasta en ciertas ocasiones pánico.

No todas la emociones al decidir comprar algo son negativas, cuando hacemos compras basadas en el cariño o afecto, para demostrarle a una persona que es importante para nosotros, nos da satisfacción.

Lo importante de la psicología | emociones en nuestras decisiones financieras es que aprendamos a identificarlas, determinar si están alineadas con nuestras metas de corto o largo plazo y tomar una decisión consciente.

🚩 Apuntes sobre la toma de decisiones financieras.

📌Ten un objetivo.

📌 Establece principios.

📌Imita buenos ejemplos

📌 Ve el dinero como una herramienta.

📌 Identifica el motivo detrás de cada decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *