Actualmente existe una infinidad de productos en el mundo, crear un producto novedoso es una labor titánica, no queda mucho espacio para innovar y explorar.

La mayoría de los emprendedores lanzan productos que a ellos les gustan, otros comercializan productos que pasan por un “Boom” como los productos artesanales, y creen que eso hará que sus clientes reciban positivamente su producto.

Otros (la menor parte) antes de lanzar un producto realizan un estudio previo, y así determinan si su producto será aceptado por el mercado. Cada uno usando un método diferente.

No existe una fórmula para crear productos exitosos, Peter Thiel Co-fundador de PayPal y pionero inversionista en Facebook lo confirma en su libro: “De cero a uno”.
Sin embargo, existen pasos que han seguido empresas exitosas actualmente.

1.- Satisface la necesidad de un pequeño grupo de personas, diseña un producto que no le guste a la mayoría, suena ilógico, no lo es.

Encuentra ese grupo de personas que está en la búsqueda de algo nuevo, aquellas que están dispuestas a cambiarse de marca, aquellas que no están conformes con el producto que tienen ahora.

Puede sonar contraintuitivo, ¿por qué crear algo que no les guste a todos?

Hummer, Bloomberg, Apple, diseñaron sus productos para satisfacer necesidades de un pequeño grupo de personas.

Hummer, por ejemplo, no es la camioneta más estética ni eficiente, sin embargo, satisface gustos de un grupo de personas en específico.
Bloomberg, plataforma financiera, reunió en un solo lugar la misma información que puedes encontrar en internet y la ofrece a un costo superior.

IPhone de Apple tiene las mismas funciones que cualquier otro celular, ofreció una experiencia de usuario superior lo que le permite vender a un mayor precio.

Todos ellos tienen algo en común, que fueron creadas para satisfacer las necesidades de cierto grupo de personas, con necesidades específicas, personas que quieren diferenciarse con productos extraordinarios, y ese grupo se encargó de transmitir y recomendar el uso de esos productos.

2.- Crea una ventaja competitiva.

No es necesario que descubras el hilo negro, sólo observa un producto, y agrégale valor, puede ser en la presentación, en proceso de elaboración, el servicio al cliente, usando diferentes insumos y/o modificando el precio.

Puedes pensar, nadie me va a comprar algo que ya existe.

¿Acaso Starbucks, McDonald´s y Spotify, lanzaron productos que no existían?

Starbucks imitó la técnica de hacer café de los italianos, implemento una cultura organizacional propia y creo una marca poderosa.

McDonald’s por su parte, optimizo el proceso de producción de las hamburguesas y con ello el servicio al cliente.

Mientras tanto Spotify rediseño el servicio de reproducción de música en línea y redujo el precio.

Estas y otras marcas tienen en común el hecho de mejorar un producto/servicio ya existente y no tuvieron que competir con los productos que estaban en el mercado.

Competir dónde no hay competencia.

3.- Implemente cosas que no se hagan en la industria en la que participa.

Por ejemplo, si es un restaurante, ¿Por qué no crea una política de devolver el dinero a sus clientes no satisfechos?
Si es una tienda en línea, ¿Por qué no garantizar devoluciones sin costo a los usuarios?

Si es una consultora, ¿Por qué no propone cobrar su comisión únicamente si el resultado es positivo?

Si elabora pantalones, ¿Por qué no garantizar hasta 100 años de duración?

Generar un diferenciador qué le de ventaja en su sector y que les transmita emociones positivas a sus clientes, confianza, certidumbre, etc.

Lo importante es ser el primero o el único.

Por qué no hace falta descubrir el hilo negro, sólo observar y agregar valor a lo ya existente, aplicar una serie de acciones inexploradas.

“No conozco la clave del éxito, pero se que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”

Woody Allen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *